CONVIVENCIA

El objetivo es garantizar el bienestar de todos los miembros de la comunidad escolar aportando recursos para la integración social en el proceso educativo y la adquisición de las competencias necesarias para la ciudadanía activa.

El ambiente agradable de la escuela proporciona seguridad, bienestar personal y colectivo. Esto ayuda al alumnado a llevar adelante el currículo y a integrarse en el entorno escolar.

Nuestro deseo es que haya una educación basada en la cultura de la paz, la paridad, el respeto, la responsabilidad, la ayuda a los demás y la solidaridad, que resuelva los conflictos a través del diálogo y el consenso.


Entendemos por convivencia positiva las relaciones basadas en el respeto, el diálogo, la participación y la igualdad, en las que todos nos sintamos aceptados, integrados y se dé una gestión enriquecedora de los conflictos.


Desde la convivencia esperamos una comunicación respetuosa, saber escuchar, sentirnos partícipes, tener una interacción positiva y canalizar positivamente los conflictos que surjan. Creemos que así las relaciones serán más enriquecedoras y estrechas y favorecerán la colaboración.

Si bien la falta de espacio que sufre la escuela en la actualidad lo dificulta, consideramos que en todos los espacios y tiempos es necesaria una convivencia positiva.

Las normas serán consensuadas entre todos y todas, se entenderán como un instrumento de resolución de conflictos y de convivencia efectiva; reflejarán la igualdad de trato, las mejores relaciones, las actitudes adecuadas, la tranquilidad, las necesidades, los deseos, la participación y el consenso de todos.

En este centro se considera que se produce un conflicto al romper relaciones de igualdad y respeto. Ocurre en la convivencia y ofrece una oportunidad para la reflexión y la mejora de la persona; es algo que hay que mirar y que consideramos imprescindible dar solución. En la transformación y resolución del conflicto es necesaria la toma de conciencia, algunos cambios y el consenso entre todos.